Dolor en el cuerpo ¿Qué enfermedades lo generan?

Generalmente cuando sentimos dolor en alguna parte del cuerpo, lo asociamos con un mal movimiento, un golpe, una mala fuerza o una mala postura, sin embargo, hay dolores que no desaparecen y con el tiempo se vuelven más intensos, pero no encontramos una causa evidente para este malestar. Por eso, en este artículo hablaremos de distintos tipos de dolores y enfermedades que aquejan a millones de personas a nivel mundial y te daremos algunos tips para tratarlos.  

Al finalizar tendrás la oportunidad de ser contactado por un experto en tratamientos del dolor y conocerás una solución eficaz a tu problema.

Enfermedades que afectan todo el cuerpo

Algunas de las causas más comunes de los dolores en nuestro cuerpo son las enfermedades conocidas como degenerativas las cuales se producen por distintos motivos pero principalmente por una deficiencia de nutrientes como el colágeno en nuestro organismo y desafortunadamente no existe una cura para combatirlas pero sí son posibles de prevenir o tratar y detener. Algunas de estas enfermedades pueden ser genéticas o pueden generarse por movimientos repetitivos o simplemente por la edad. A continuación te mencionamos algunas de ellas.

El dolor en las articulaciones es de los tipos de dolor más comunes y se produce  principalmente en las rodillas, en la columna (cervical y lumbar) cadera, hombros y manos. Estos dolores que aquejan a tantas personas, se generan en nuestro cuerpo debido a diferentes enfermedades que van desde gripas, lupus, genética, actividad laboral, lesiones deportivas, desgaste por la edad, obesidad y menopausia ¿Qué podemos hacer para prevenirlos?

Artritis

La artritis es una enfermedad que genera inflamación y dolor en las articulaciones, además de producir un rompimiento en el cartílago articular y generar un cubrimiento sobre la articulación afectada que le genera rigidez..

Es importante detener esta enfermedad a tiempo ya que afecta el sistema inmunitario y día a día va generando mayor dolor, rigidez, inflamación, enrojecimiento y menor capacidad de movimiento en las articulaciones.

Tipos de artritis

Artritis reumatoide

Es el tipo de artritis más común, además puede afectar los vasos sanguíneos e incluso los pulmones. Es un trastorno inmunitario que de manera involuntaria afecta los tejidos del cuerpo. Tiene tratamiento, pero genera discapacidades físicas y es necesario tratarla de por vida.

Osteoartritis

Es el segundo tipo de artritis más común. Se produce por el desgaste del hueso en los extremos, dañando cualquier articulación, en especial en manos, rodillas y caderas. Sus síntomas son controlables, pero el daño causado no es reversible, Sin embargo controlar el dolor y recuperar la función de la articulación es posible, o al menos puede detenerse con el consumo adecuado de colágeno hidrolizado, glucosamina y CBD.

Artritis del pulgar

Es uno de los tipos de artritis más comunes que se presentan con la edad. Genera un dolor intenso en la articulación impidiendo el movimiento de la mano y en ocasiones interrumpiendo el sueño. Dependiendo del estado de la enfermedad se requiere de cirugía para darle solución, pero si lleva menos de 4 años aún tiene tratamiento con productos completamente naturales.

Artritis psoriásica

Es un tipo de artritis que afecta a las personas que tienen psoriasis. Genera principalmente rigidez e hinchazón en las articulaciones. Además puede afectar cualquier parte del cuerpo. No tiene cura y puede ser incapacitante, pero con el tratamiento adecuado se puede prevenir el daño haciéndolo mucho más lento.

Artritis reactiva

Se genera por la infección de otros organismos del cuerpo, principalmente los intestinos o los genitales. Una vez iniciada esta enfermedad, podemos ver afectados los ojos e incluso la piel. Es una enfermedad poco frecuente, pero generalmente los síntomas principales desaparecen al cabo de un año aproximadamente.

Artritis séptica

Aunque es generada por bacterias u organismos que viajan a través del torrente sanguíneo hasta las articulaciones, también puede ocurrir por lesiones o incluso por una cirugía. Principalmente vemos este tipo de artritis en las rodillas y la cadera.

Se recomienda evitar implantes artificiales de articulación, consumo de drogas por vía intravenosa o medicamentos que inhiban el sistema inmunitario ya que esto incrementa el riesgo de padecer este tipo de artritis.

Espondiloartritis anquilosante

Este tipo de artritis afecta principalmente a los hombres, además, aunque no tiene cura, se puede disminuir los síntomas de la enfermedad, pero ¿Cuál es el principal síntoma? Básicamente la espina dorsal se fusiona y hace que se pierda la flexibilidad y puede generar una postura encorvada e incluso afectar la respiración.

Gota

Es una enfermedad común que además suele convertirse en un tipo de artritis que puede afectar a cualquier edad. Sus principales síntomas son el enrojecimiento, la sensibilidad y el dolor en las articulaciones. Aunque es una enfermedad intermitente, puede ser controlada y además puede ser prevenida.

Tratamientos

Analgésicos: Ayudan a reducir o detener los dolores, pero no detienen la inflamación ni la enfermedad.

Antiinflamatorios:  Reducen dolor en inflamación, pero no detienen la enfermedad.

Antiirritantes: Pueden intervenir en el dolor articular, la inflamación e irritación, pero siguen sin detener la enfermedad.

Proteínas de absorción rápida: La única conocida es el colágeno que al ser hidrolizado el cuerpo lo absorbe de manera rápida y ayuda a regenerar las articulaciones. Es un proceso lento, pero si detiene la enfermedad y calma parte del dolor e inflamación.

Cirugía: Son dolorosas y requieren de una preparación previa, actualmente no son 100% seguras, así que se puede llegar a ocasionar dolores intensos a largo plazo. En el 5% de los casos la personas quedan perfectamente bien.

Reemplazo articular: Se extrae la articulación dañada y se cambia por una artificial (en la mayoría de casos metálica). Uno de los cambios más comunes es el de rodilla.

Reparación articular: Por medio de intervenciones en la articulación con agujas se inyectan líquidos que buscan restablecer parte de la articulación, sin embargo, este cambio solo ayudará por unos meses.

Tips para la artritis

Cada tipo de artritis es distinta, pero con algunas recomendaciones podemos ayudarte a disminuir los síntomas como el dolor y la inflamación. 

Estirarse de pies a cabeza: Lo más importante es evitar la rigidez y además aumentar el rango de movimiento, así que en cada articulación vamos a hacer un estiramiento que dure de 10 a 30 segundos, de este modo vamos a aumentar la flexibilidad de los músculos y evitar incluso parte del dolor.

Movimientos en el agua: Este tipo de movimientos en agua son aún mejores en agua caliente; de este modo reduciremos la rigidez y la inflamación. ¿Qué buscamos con estos ejercicios? 

  • Reducir la rigidez articular.
  • Brindar resistencia a los músculos.
  • Reducir el estrés.
  • Aumentar la fuerza muscular.
  • Obtener más flexibilidad.

Artrosis

La artrosis es una enfermedad que lesiona los cartílagos que se encuentran en las articulaciones,  causando discapacidades funcionales que nos generan dolor, rigidez e incluso engatillamiento articular. El principal síntoma que produce la enfermedad es un dolor intenso que puede llegar a imposibilitar a la persona debido al desgaste que se genera al rozar un hueso contra el otro por la falta de tejido articular. 

No es una enfermedad hereditaria, pero sí puede llegar a ser genética y además puede aparecer a cualquier edad, aunque principalmente aparece después de los 50 años. Los factores de riesgo para padecerla a temprana edad pueden ser la obesidad, la falta de ejercicio, mala postura o movimientos repetitivos.

¿Qué tipos de artrosis existen?

La artrosis es una dolencia que afecta todas las articulaciones del cuerpo y avanza lentamente hasta llegar a un estado de degeneración total, esta enfermedad afecta principalmente a las mujeres en las rodillas y a los hombres en la cadera.

Artrosis de cadera (Coxartrosis)

Uno de los síntomas que más presentan las personas con coxartrosis es la pérdida de fuerza en las piernas e incluso la cojera. Además si avanza lo suficiente podría necesitar un reemplazo de cadera completo. Es aconsejable utilizar glucosamina o colágeno para reconstruir los tejidos a tiempo.

Artrosis cervical (cervicoartrosis)

es muy frecuente en las personas mayores de 50 años o personas que tienen una mala postura de manera constante, al inicio no produce síntomas, lo que la hace difícil de detectar a tiempo. En algunos casos logra ser detectada a tiempo solo por medio de radiografías, pero una vez los síntomas inician suelen volverse insoportables después de 2 años.

Artrosis lumbar (lumboartrosis)

A diferencia de la artrosis cervical, la artrosis lumbar sí produce mucho dolor y rigidez, además de muchas limitaciones en el movimiento y se da principalmente por la sobrecarga de peso. Lo mejor que podemos hacer para prevenirla es guardar reposo. De igual manera, si consideras tener inicios de esta enfermedad es mejor que consultes con tu médico para un diagnóstico más certero.

Artrosis de rodilla (gonartrosis)

La mayoría de mujeres suelen presentar gonartrosis más rápido que los hombres (desde los 40 años). Uno de los principales causantes de la enfermedad es el sobrepeso ya que el exceso de carga sobre la articulación genera un desgaste mucho más rápido de lo normal.

La rodilla está dividida por un compartimiento interno y uno externo lateral. Cuando la artrosis de rodilla se manifiesta principalmente afecta la parte interna y genera un dolor constante con unos pocos movimientos repetitivos.

Artrosis trapecio-metacarpiana de la mano

Limita los movimientos de la mano, principalmente en el pulgar. Aunque existen distintas técnicas para tratar este tipo de artrosis como la artroplastia total (cirugía con 73% de probabilidad de éxito total) es necesario no hacer movimientos repetitivos en las manos por más de 3 horas al día, tomando descansos cada 20 minutos, además se recomienda ingerir colágeno y evitar las bebidas como el café y las carnes rojas.

Artrosis de tobillo

Las personas que sufren de gota son más propensas a padecer de artrosis de tobillo por la acumulación de microcristales en las articulaciones, de igual manera las personas con pie plano debido al movimiento realizado en la articulación. Se recomienda el uso de calzado especial, además de magnesio, zinc y bioflavonoides.

Tratamientos para la artrosis 

Su detección se puede realizar por medio de radiografías o resonancias magnéticas, además de análisis de sangre y de líquido sinovial. La artrosis es una enfermedad que no tiene cura, sin embargo, existen medicamentos y productos naturales que nos puede ayudar a detener la enfermedad y aliviar los dolores causados por la misma.

Paracetamol: Alivia el dolor de forma leve, sin embargo, puede afectar el hígado y no detiene la enfermedad.

Antiinflamatorios:  Reducen dolor en inflamación, pero no detienen la enfermedad.

Duloxetina: Es un antidepresivo que trata los dolores fuertes en el cuerpo, sin embargo, no detiene el desgaste de los cartílagos.

GHR-15: Tratamiento natural a base de colágeno hidrolizado y 9 componentes adicionales como la vitamina C que detiene el paso de la enfermedad y los dolores. Su efecto se ve desde el séptimo día de consumo.

Inyección de cortisona: Puede aliviar el dolor y adormecer la articulación. Se trata de una aguja que se inyecta lo más dentro posible de la articulación. Aunque es un poco doloroso, brinda alivio por un tiempo prolongado.

Reemplazo articular: Por medio de cirugía se reemplaza hasta el 100% de la articulación, de todos modos, puede llegar a aflojarse o desgastarse, seguramente se necesitará otro reemplazo a futuro.

Tips para tratar la artrosis

Antes de cualquier consejo, es importante recordar que el mejor hábito para controlar la artrosis es mantener en reposo las articulaciones desgastadas, hacer estiramientos leves para no perder la masa muscular y evitar una posible rigidez.

Dieta: Debemos evitar las carnes rojas, los embutidos, mariscos, coliflor, espárragos, guisantes, tomate y café. Estos productos generan un daño articular, porque pueden aumentar el ácido úrico formando cristales que dañan aún más las articulaciones.

¿Qué alimentos sí podemos consumir? Los alimentos con alto contenido de vitamina C, ya que gracias a esta vitamina podemos aumentar nuestra producción de colágeno. También recomendamos los alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 que ayudan a disminuir la inflamación, además del jengibre y la cúrcuma que también disminuyen la inflamación y el dolor.

Evitar el estrés: Haciendo pausas después de cada actividad, evitando la misma postura todo el tiempo (recomendamos cambiarla al menos cada 20 minutos) y haciendo uso del bastón para evitar tensión en los tejidos. Con estas 3 prácticas diariamente de seguro veremos una mejoría de la enfermedad.

Bursitis

Principalmente podemos ver que se genera en los hombros, el codo y la cadera, pero también es posible verlo en el talón o la rodilla, además de la base del dedo pulgar del pie. Pero ¿qué es la bursitis? Esta enfermedad sucede cuando las bolsas sinoviales se inflaman. El tratamiento consiste en descansar y no golpear de ninguna forma las bolsitas, pero también podemos tratarlas con productos a base de cúrcuma, aloe vera, entre otros.

Tratamiento para la bursitis

Medicamentos: El uso de antibióticos puede ayudar, sin embargo al ser químicos debemos tener cuidado de las contraindicaciones que nos pueden causar. Recomendamos consultar con un profesional de la salud.

Corticoesteroides: Aplicarlo directamente en la bolsa de la inflamación, de este modo de manera rápida veremos resultados, funciona en la mayoría de pacientes, más no en todos.

Cirugía: Se drena de manera quirúrgica. Es un procedimiento largo y en algunos casos puede llegar a ser doloroso.

Tips

Permanecer en reposo para evitar el movimiento de la articulación afectada. De esta manera  incluso podría ir desapareciendo la enfermedad de uno a tres meses aproximadamente.

Tomar productos naturales: De venta libre preferiblemente, como GHR-15 que aportan un efecto antiinflamatorio, analgésico y regenerador.

Tendinitis

Esta enfermedad consiste en la inflamación del tendón y sensibilidad del mismo. El tratamiento puede ser con productos naturales, medicamentos o incluso cirugía. Puede ocurrir en cualquier tendón, pero es más frecuente en codos, muñecas, rodillas y hombros, además de ser más frecuente en hombres que en mujeres. Es una enfermedad también conocida como codo de tenista, hombro de nadador o rodilla de saltador.

Tratamiento para la tendinitis

Analgésicos: Los analgésicos como la aspirina o el naproxeno pueden evitar solo los malestares de la enfermedad, pero no curarla.

Fisioterapia: Son ejercicios para estirar o fortalecer los tejidos. Es muy efectivo para cualquier enfermedad que involucre nuestros tendones.

Tips

Frío en zona afectada: Los masajes con hielo por 20 minutos o un baño con agua fría disminuyen los espasmos musculares y el dolor, además de la hinchazón en la articulación.

Descanso: Descansar de las actividades constantes que afectan la zona del dolor, pero sin llegar a los excesos de estar quieto por mucho tiempo, ya que podríamos causar una rigidez articular.

Espolón calcáneo

Se produce en la planta del pie, también es conocido como uña de gato y se da principalmente por usar calzados que lastiman el pie o sobrecargas, las cuales generan roturas que al calcificarse generan un tipo de hueso que genera dolor en el talón.

Tratamiento para el espolón calcáneo

Aquí lo único que tenemos por decir es que el uso de calzado adecuado, cambiar nuestra forma de caminar y consumir productos que nos regeneran la producción de colágeno y nos brindan calcio son la única solución real al problema.

El tratamiento puede ser con medicamentos o fisioterapia, además de antiinflamatorios naturales como la cúrcuma y el aloe vera. Es importante adquirir nuevos hábitos y utilizar calzado correcto para solucionar el problema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?